Tatuajes de la mano de fátima

La búsqueda del bienestar es propia del ser humano en todas las culturas. Para ello acude a lo divino, lo religioso, lo esotérico. El medio puede ser un mantra, un mandala o un tatuaje como el de la mano de Fátima, como la llaman en territorios islámicos, el mismo que es denominado Hamsa en lugares donde influye el judaísmo.

La mano de Fátima, protección en la piel

En fechas recientes ha ganado una gran popularidad tanto en Oriente como en Occidente. Es uno de los tatuajes más solicitados por lo que sugiere: una forma de protección y salvaguarda para quien lo lleva. Se trata de una imagen poderosa, a la que se adhieren más interpretaciones, también lo favorece su indudable belleza.

tatuajes de la mano de fátima
tatuajes de la mano de fátima

Origen de la mano de Fátima

El origen de la leyenda de la mano de Fátima se remonta a muchos siglos atrás, se tiene noticias de su utilización en mosaicos en el 244 antes de Cristo. El poder que se le atribuye ha sido el impulso que ha permitido la perennidad de la leyenda, durante siglos. Divulgada la historia en medio mundo, de generación en generación, se barajan varias teorías acerca de la procedencia de este seductor símbolo.

En tierras babilónicas se consideraba que el uso del talismán incrementaba la posibilidad de procrear. Sea donde fuere, es escudo donde rebota lo indeseado. Una especie de amuleto que si lo tatúas te mantendrá a salvo de noche y de día. Es mano de mujer que advierte, que detiene el paso de lo indeseado.

Con un diseño que se ha mantenido incólume a lo largo del tiempo, con pocas variantes y añadidos, podría decirse que es casi como una huella dactilar la composición del interior de la figura: siempre es distinta la trama, el trazo y el color. Casi único en cada ocasión, la mano de Hamsa es multicolor o monocromática. Roja o negra. Diminuta o del tamaño de una mano humana, dentro de un cromatismo que puede ocupar un trecho importante de la piel. Cuando es unicolor y de trazo fino es muy sensual.

Historia de la mano de Fátima

Amuleto con anclaje en el mundo árabe, a estas alturas, se toma como un símbolo multicultural, muy presente en la cultura judía, en la musulmana y también en la cristiana.

Mano abierta de cinco dedos, corazón, anular e índice juntos y alzados, y dos pulgares a cada lado de la palma, en su versión más común, es usual imprimirse en la piel la figura que incorpora un pez, símbolo de la cristiandad. Hay quien busca para sí el tatuaje que incorpora un ojo, ese que es consciencia, que todo lo ve.

El ojo de la mano de Hamsa potencia el símbolo de  protección frente al mal. Se cree asimismo que el Hamsa simboliza la presencia de Dios en todo: Dios como un gran ojo, Dios como una omnipresencia que todo lo ve.

Sincretismos mediante, fusión, acaso globalización, la mano de Fátima, según interpretan algunos autores, es una representación de la mano de la Virgen María. Es decir, que cada cultura reclama una interpretación para sí y que a la figura la han asimilado para sí los devotos de distintas creencias y en disímiles países.

tatuajes mano de fátima 3
tatuajes mano de fátima 3

Significado de la mano de Fátima

Símbolo de 5  dedos, también se utiliza este tatuaje, según los entendidos, para el recuerdo de  la persona que lleva del tatuaje que es compromiso de vida usar con afán sus 5  sentidos para hace alabanzas a Dios.

En el islamismo, simboliza la mano de la hija de Mahoma –se llamaba Fátima y sus rezos trajeron lluvia y felicidad-. Esta mano casi eterna es mano que actúa, que padece, que es sanada y que sana.

Este es otro don, uno más de los atributos de esta mano milagrosa. Más allá de lo decorativo, ella posee el poder de sanar, de restituir la vida donde la muerte buscaba asentarse o bien de preservar el lugar para nada lo pueda dañar.

Video sobre la mano de Fátima y tu personalidad

 

¿Cuál es la historia de la mano de Fátima?

Esta es una de las historias que se cuenta acerca de esta mujer que parece estar presente con distintos nombres en las culturas más antiguas. Aquí recibe el nombre de Fátima. Ella, celosa por la nueva concubina de su marido, cocinaba en casa para él cuando lo ve llegar con aquella otra. No reaccionó contra ninguno de los dos, y su padecimiento se le revirtió: se quema o se lacera –hay varias versiones- la mano con que trasteaba en los fogones. Esa mano herida y lastimada, que el marido ayuda a curar, se convierte en vínculo en la pareja.

Fátima llora por el dolor infligido y por la infidelidad que se comete en sus narices. Pero de alguna manera ambos superan el trance y logran seguir con su relación. Él entiende el dolor que le ha producido a su esposa cuando lo ve representado en esa mano que sale lastimada por la distracción que provoca en su prima –con una prima se desposa- al llegar a casa.

¿Para qué sirve el tatuaje de la mano de Fátima?

Todas las leyendas coinciden en que esta mano femenina aglutina los sentimientos de las mujeres y a ellas vela. Las que la tatúan en sus cuerpos –en espaldas, cuellos, pecho, hombros, brazos, caderas-, son mujeres que anhelan el buen amor y la fidelidad de sus esposos, y blinda de los deseos libertinos… del hombre amado.

Las mujeres esperan que la mano de Fátima sea un puente hacia la prosperidad y una protección ante cualquier energía negativa, envidias o malas miradas. Usan la imagen impresa con la fe de que gracias a ella atraerán la buena fortuna.

El tatuaje de la mano de Fátima da buena suerte. También espanta penas e infidelidades. Muchas mujeres, desde el amor, el perdón y la abnegación que puede ser vista de manera que produce controversia en distintas culturas, creen que con ella podrían estar a salvo de una pena similar.

varios tatuajes
varios tatuajes