La mano de Fátima o el milagro de la fidelidad posible

A primera vista el impacto de la imagen es enorme. La mano se muestra abierta como una advertencia, un mensaje de fuerza que detiene, que doblega, que vence. Siempre abierta, y en ocasiones representada con el ojo de Dios en la palma, la mano de Fátima es un antiguo símbolo protector al que se le confían los buenos augurios, tanto si es llevada como relicario, si pende del cuello, se imprime en la piel o cuelga en los portales. Su finalidad siempre es la misma: es un talismán para que la negatividad no tenga cabida.

Llamada también el amuleto de Khamsa o la mano de Jamsa -en árabe Jamsa significa cinco– el símbolo en su diseño más conocido está constituido por una mano de cinco dedos en perfecto equilibrio, cuya imagen evoca la estructura armónica de la pirámide.

Colocados en simetría, rematan la composición los dos dedos pulgares que sobresalen a ambos lados de la mano, los cuales son del mismo largo y con una curvatura exacta hacia afuera. La mano parece una flor de lis, y representa poder espiritual. Es una mano que contiene y da fuerza. Una mano que blinda a seres indefensos como las mujeres y los niños contra la maldad del mundo.

la mano de Fátima
la mano de Fátima

El arte se funde con lo religioso

La creación artística en la joyería de medio mundo, con sus hermosos dijes, pequeños o grandes según el caso, o en la fabricación de hermosos tapices, que adoptan la forma de exquisitos mandalas, en buena parte del mundo es un icono que se ha universalizado.

Símbolo reconocido en distintas regiones de Oriente y Occidente, se da por hecho que este icono afinca sus raíces en una creencia que proviene del mundo musulmán, aun cuando no tenga relación con el islam, ya que en el Corán, el uso de la superstición está expresamente prohibido.

Y aún cuando con el paso del tiempo las cultura árabe y judía lo adoptarían como motivo independiente, no obstante, los observadores y estudiosos del fenómenos han establecido un vínculo entre los cinco dedos de la mano de Fátima y los cinco pilares del islamismo.

El devocionario es la ligadura que posee la protagonista de la leyenda de la mano, con Mahoma, el fundador del islam: ella es una de las hijas del profeta.

La imagen data de 244 AC (Siria). También está registrada su iconografía en los mosaicos de la Sinagoga de Beit Alfa (Galilea) realizados por Marianos y Janina, entre 518-527 AC. El vínculo con lo trascendente no cesa. Es un hilo que recorre la historia.

Historia de la mano de Fátima

Nos referimos a un sólido talismán que se ha mantenido durante miles de años desde su creación, lo que sí parece un tanto confusa es la historia que sustenta el origen de la mano de Fátima. Confusión por lo demás no demasiado relevante. Aunque detenta una gran cantidad de versiones narrativas que difieren en los detalles, todas coinciden en lo fundamental.

Según la más difundida de las interpretaciones, la tradición del fetiche se remonta al penoso episodio en el que Fátima se lastima a sí misma cuando le es dado observar con sus propios ojos la llegada al hogar de su esposo Alí con otra mujer.

En ese momento Fátima está preparándole la comida y manipula un cuchillo de leña. La herida que se inflige tiene que ver no con la voluntad de hacerse daño sino por la inevitable pérdida de concentración que le produce la infeliz circunstancia. El dolor que asola su alma se hace carne, realidad en su mano.

Cuando Alí se aproxima para preguntarle qué está preparando ella le muestra la mano lastimada, para que se percate, más que del contenido de las pailas, del dolor que le ha causado. Esa cortada estaría más allá de la piel.

Fátima acepta a regañadientes que Alí tenga otra concubina y se contiene, no puede evitar sentirse intranquila, por lo que, para cerciorarse de lo que acaban de ver sus ojos, espía a la pareja, la de su marido y su nueva concubina, cuando se encuentran en sus aposentos. La triste mujer fisgonea a través de la fisura que se ha provocado en su mano.

La cortada sería una especie de poderosa celosía a través de la cual pudo mirar con lujo de detalles cuándo Alí besa a la nueva esposa. Fátima llora inconsolablemente y decide entonces decirle a Alí lo tanto que lo ama y persuadirlo de que se aleje de aquella otra mujer. Esta anécdota de la mano generosa y lastimada, a través de la cual se revela la verdad, deriva en la poderosa imagen que todavía es.

historia de la mano de Fátima
historia de la mano de Fátima

Otra versión sugiere que Fátima sale a recibir a su esposo Alí y que la inmensa tristeza que le produce ver que llega a casa acompañado de otra mujer, joven y hermosa, provoca en ella inmensos celos, los que traerán dolorosas consecuencias.

Fátima decide contenerse y, en silencio, vuelve a la cocina. Tan triste y perturbada como está pierde la consciencia de lo que está haciendo y se lastima sin advertirlo.

No se da cuenta de que la paila que contiene el guiso que prepara –otras versiones hablan de aceite hirviendo o de agua burbujeante-, que ha puesto sobre el fuego ya está escaldando y con la atención puesta en sus pensamientos y no en los fogones -tal es la conmoción que siente-, en lugar de tomar una cuchara, Fátima mete su propia mano para remover.

Tan fuerte es la congoja que tiene en el alma que no siente ningún dolor cuando introduce su mano en aquel hervor. Si en la primera versión Alí accede a la petición de Fátima de dejar a la otra mujer, en esta, más prolija en detalles, él mismo le cuida la mano a su esposa y al siguiente día, tras confesarle que ha pasado toda la noche con la concubina, sufre tanto por Fátima, después de darse cuenta del daño causado, que se enmienda.

Entonces le promete estar con ella y dejar a la otra joven para poder darle todo su amor a Fátima. Alí se vuelve un marido fiel. La mano es el símbolo de esta epifanía. Es la representación del amor que puede salvarse. Renacer. Ser total aun luego del dolor.

Usos de la mano de Fátima

La popularidad del amuleto entre las mujeres tiene que ver con que confían en que su uso pueda brindarles las mismas gracias que a Fátima. Que esta mano les ofrezca la protección que necesitan y sea un imán para atraer la fortaleza y paciencia necesarias con las cuales trabajar día a día y exitosamente en el buen apego a ellas de sus esposos, de manera que se mantengan fieles y a su lado.

Otro de los usos de la mano de Fátima es la búsqueda de buena fortuna. No solo un buen destino sino solvencia. Riqueza. Las jóvenes musulmanas la llevan consigo, al parecer, para atraer además de maridos devotos, la paz y la prosperidad.

Joyería y bisutería de la mano de Fátima

Uno de los aspectos destacables de este amuleto es que quien lo usa sabe de qué manera llevarla para que resulte más eficiente. Sea colgada como joya en un collar o una pulsera, o asida como prendedor, se considera que es mejor si se lleva con la punta de los dedos en dirección hacia arriba, hacia donde se ubica la sabiduría superior.

La mano de Fátima portada con los dedos hacia arriba, que es su posición original, es, además de fuerza y poder, bendición. Amén de blindar a la persona que la lleva consigo, le daría dones y gratitud.

En sentido inverso, la mano de Fátima hacia abajo indicaría, por otro lado, asistencia en los logros y necesidades. En este caso atrae la suerte, la paciencia y el amor al que lo porta de esta manera. Por eso la denominaban la mano de la suerte que a la vez es un símbolo de fertilidad.

Las propiedades de la mano de Fátima, como eficaz amuleto, son la protección de influencias negativas o mal de ojo, celos y envidia en particular. Y de los peligros en general que acechan en el mundo exterior. De esta manera se ha popularizado su porte en el Norte de África y en el Medio Oriente.

En los mercados de medio mundo donde puede adquirirse en diversos tamaños y diseños. Siempre con la misma forma de la mano abierta y los dedos en la forma geométrica dicha, haciendo un triángulo, la fabrican en plata con el orillo cubierto de circonitas y de forma artesanal. A veces se elaboraba en color rojo. Y cada diseño, según los materiales usados, tendrá significado particular.

También tiene otras condiciones o propiedades cuando se utiliza la mano con el ojo de Fátima, la protección sería infinita; pero no siempre la mano de Fátima tendrá en el centro el llamado Ojo de Fátima, que para algunos es la mirada de dios. Lo cierto es que la versión más común del símbolo, la que más se ha popularizado, es aquella descrita de la mano abierta y los cinco dedos; aunque también hay una versión en la que solo hay tres dedos.

joyería y bisutería de la mano de Fátima
joyería y bisutería de la mano de Fátima

Beneficios de la mano de Fátima

 

Este símbolo entra en honduras y hace conexiones que tienen un trasfondo religioso. Se le han sido atribuidos muchos prodigios. Ella guía por el camino del bien si es llevada de la forma adecuada y protege de todo mal a quien la porta. Esto incluye los malos pensamientos, las energías negativas, las acciones que solo intentan dañar.

Aunque sus devotos forman parte de las regiones monoteístas tradicionales, llama la atención su tendencia al sincretismo, el cual se nota en el hecho de añadir a la imagen de la mano figuras animales que también son consideradas protectoras.

En cierto modo, la mano de Fátima concentra dentro de ella todos los miedos del ser humano y los transforma en sus más ansiados deseos: salud, bienestar, fortuna, amor eterno. Protege por igual los lugares inanimados, las cosas materiales y las personas.

Los elementos mitológicos y cabalísticos tienen como finalidad aumentar el poder de la imagen protectora. Es evidente que los mayores beneficios de la mano de Fátima son para las mujeres. Ella satisface sus necesidades más profundas, como las de ser amadas y de procrear. Por eso la llevan tatuada en sus manos, sus hombros o en sus espaldas, aunque hoy en día, los tatuajes de la mano de Fátima se llevan en cualquier parte del cuerpo por hombres y mujeres, aunque son estas últimas las que más de moda los han puesto.

Existen frases de la mano de Fátima con un significado profundo. Una de ellas dice que debe ser obsequiada para ser efectiva en la vida de la persona que busca la protección. Esto es algo que debe tomar en cuenta si quiere conocer los verdaderos beneficios de este amuleto milenario que ha logrado trascender las barreras de la religión y las fronteras geográficas.

beneficios de la mano de Fátima
beneficios de la mano de Fátima